Gracias a su mayor longevidad, los LEDs de farolas y semáforos necesitarán ser reemplazados con menos frecuencia, lo que potencialmente disminuirá los problemas de tráfico y las facturas de las entidades públicas locales.

La longevidad del módulo de LEDs propuesto supera las 50.000 horas si se utiliza para el alumbrado callejero, aproximadamente 4 veces más que la iluminación pública convencional.

Actualmente también se puede dotar a la iluminación callejera por LEDs de medios por los cuales pueda ser controlada y disminuida cuando se considere necesario.

Slide background
Slide background