Las instalaciones térmicas se inspeccionarán periódicamente a lo largo de su vida útil, con el fin de verificar el cumplimiento de la exigencia de eficiencia energética exigida en el RITE.

Inspecciones de los sistemas de calefacción y agua caliente sanitaria.

Se deben inspeccionar periódicamente los sistemas de calefacción y agua caliente sanitaria que cuenten con calderas de potencia útil nominal igual o mayor que 20 kW. Si la caldera produce únicamente agua caliente sanitaria, el límite de potencia es de 70 kW.

La periodicidad es la siguiente, en función de la suma de las potencias de las calderas instaladas:

  • Si la potencia es igual o mayor de 20 kW y menor o igual a 70 kW, la inspección se realizará cada 5 años.
  • Si la potencia es mayor de 70 kW y el combustible utilizado en las calderas es gas natural, propano, biomasa o cualquier otra fuente de energía que se considere renovable (aerotermia, geotermia), la inspección se realizará cada 4 años.
  • Si la potencia es mayor de 70 kW y el combustible utilizado es gasóleo, la inspección se realizará cada 2 años.

 Inspección de los sistemas de las instalaciones de aire acondicionado.

Serán inspeccionados cada cinco años los sistemas de aire acondicionado que cuenten con generadores de frío de potencia útil nominal instalada igual o mayor que 12 kW.

 Inspección de la instalación térmica completa

Cuando la instalación térmica de calor o frío tenga más de quince años de antigüedad, contados a partir de la fecha de emisión del primer certificado de la instalación, y la potencia térmica nominal instalada sea mayor que 20 kW en calor o 12 kW en frío, se realizará una inspección de toda la instalación térmica.

Legalización instalaciones térmicas